Sexología

Utiliza la copa menstrual, no hay excusa

Utiliza la copa menstrual, no hay excusa

Desventajas (psicológicas) del uso de la copa menstrual

A lo largo de los años, mi experiencia al ofrecer este producto ha sido muy positiva, aunque como ya sabes en todo lo positivo siempre hay una pequeña parte negativa.

A continuación te voy a enumerar en qué casos se elude el uso de una copa menstrual en base a los comentarios negativos más repetidos por las detractoras de este invento.

SOY MUY ESCRUPULOSA:

“Me da asco de la regla, eso de sacar un recipiente lleno de sangre, vaciarlo y lavarlo es insoportable para mí”.  

La menstruación es un proceso natural y cotidiano, es un fluido que emana de nuestro propio cuerpo, no huele mal y simplemente no es asqueroso. Forma parte de nuestra naturaleza femenina y aceptarla con la naturalidad que se merece debe ser un principio básico.

Además, con copa o sin copa, va a estar presente, y precisamente el resto de productos para gestionar nuestra higiene durante “el periodo” son muchísimo menos cómodos y respetuosos con tu cuerpo.

En la antigüedad nuestra menstruación era un don, ya que gracias a él la mujer podía crear vida, el cuerpo femenino y la regla eran, por lo tanto sagrados. En la actualidad, hemos pasado al extremo opuesto, el sangrado menstrual se considera un estigma que nos ha llevado a no comprender este proceso y a querer evitarlo.

Consejo: respeta TU CUERPO y utiliza la copa menstrual, no hay excusa.

SOY IMPACIENTE:

“Me cuesta colocarla bien, tengo pérdidas”.

Como todo en la vida, conseguir colocarse la copa menstrual requiere de un breve proceso de aprendizaje. La habilidad propia también juega un importante papel ya que hay mujeres que en un par de días le cogen el “truquillo” y otras en cambio tardan un poco más.

Respeta tus tiempos, no tengas prisa, es fácil sólo tienes que practicar un poco. Puedes hacerlo cuando no estés menstruando para familiarizarte con el producto.

Consejo: TEN PACIENCIA y utiliza la copa menstrual, no hay excusa.

SOY CONFORMISTA:

“Me parece muy difícil de colocar prefiero seguir usando los productos de toda la vida”.

Para evolucionar, para mejorar, es necesario tener curiosidad, iniciativa. Si realizamos una valoración de los pros y los contras que tienen cambiar los métodos tradicionales por una copa menstrual merece muchísimo la pena intentarlo. De lo único que se arrepienten las mujeres que han tardado años en decidirse a probar, es precisamente de ese tiempo “perdido”, tiempo en que se han negado la posibilidad de estar más cómodas y limpias durante su menstruación, tiempo en el que podrían haber ahorrado y contaminado menos el planeta.

Su colocación es muy fácil aunque es cierto que cuanto más familiarizada estés con tus genitales más sencillo te resultará.

Consejo: EVOLUCIONA y utiliza la copa menstrual, no hay excusa.

SOY MUY NEGATIVA:

“He escuchado a una amiga decir que no le ha ido bien”.

Si filtras la información y sólo te quedas con los comentarios negativos, da igual que sólo representen un 5%, estás obviando la gran cantidad de testimonios que confirman que la copa menstrual ha supuesto un antes y un después, una revolución higiénico-menstrual. Te estás condicionando a fracasar en el intento de cambio, renunciando a la posibilidad de mejorar tu calidad de vida en estos días del mes.

No tomes las decisiones desde el temor a que no te va a ir bien, sino desde la ilusión y la curiosidad, de lo contrario te vas a perder muchas cosas buenas de la vida.

Consejo: SE OPTIMISTA y utiliza la copa menstrual, no hay excusa. 

TENGO PREJUICIOS:

“Yo como me voy a meter eso ahí dentro, tendría que introducir mis dedos”.

Sí, este argumento es actual, no pertenece al siglo pasado por desgracia. Aún existe una gran cantidad de mujeres que a día de hoy no están familiarizadas con sus genitales y sienten un enorme pudor ante la idea de tener que tocarse, mujeres que han recibido una educación muy conservadora en este sentido, y son incapaces de mirarse o tocarse la vulva, que el sentimiento de culpa o vergüenza es desproporcionadamente mayor al de curiosidad, que perciben sus genitales como algo sucio que hay que ocultar y dejar de manipular si no es por motivos de salud o procreación.

Abre tu mente, se trata de tú cuerpo, cada una de las partes que lo forman son parte de ti y requieren de tu cuidado, utilizar la copa menstrual es la mejor forma de cuidarte.

Consejo: ACEPTA TU ANATOMÍA y utiliza la copa menstrual, no hay excusa. 

TENGO TEMORES Y DUDAS:

”¿Puedo perder mi virginidad?”

La virginidad poco a poco va pasando a un plano en el que cada vez se le da menos importancia. El hecho de que se produzca la rotura del himen puede suceder en cualquier momento, haciendo ejercicio, con una caída, etc. De la misma forma, hay mujeres que poseen una membrana tan elástica que ni siquiera se rompe al inicio de sus relaciones sexuales sino que pueden transcurrir varios meses hasta que eso sucede. En conclusión, si te preocupa mucho preservar tu virginidad debes considerar el uso de la copa menstrual ya que sí podrías «perderla».

Consejo: REFLEXIONA y utiliza la copa menstrual, no hay excusa. 

FALSOS MITOS:

“¿Y si me excito mientras la llevo puesta?” “Y si se mete para adentro y no me la puedo sacar”

Al llevar puesta la copa esta permanece inmóvil en una zona de la vagina que apenas dispone de terminaciones nerviosas, no notarás que la llevas dentro y por supuesto no recibirás ningún estímulo excitatorio que no proceda de tu mente, no te vas a excitar y si lo haces no es por llevar puesta la copa.

Parece mentira que aún sigamos pensando que nuestra vagina es un tubo muy largo por el que si introduzco un objeto será aspirado hasta lugares muy profundos desafiando la ley de la gravedad e incluso la propia lógica de la anatomía femenina.

Consejo: LOS UNICORNIOS ROSAS SOLO EXISTEN EN TU MENTE

SOY MUY EXCÉPTICA:

“Cuando no sale por TV por algo será”

Volvemos a cuestionar un producto en base al populismo sin pensar en los intereses económicos que puede haber detrás. La copa menstrual no interesa a una industria basada en el sistema capitalista, en el que los productos desechables son una enorme fuente de ingresos constante, y en el que las industrias que los fabrican tienen un alto poder adquisitivo y se pueden permitir invertir grandes sumas de dinero en campañas publicitarias.

Se estima que una sola mujer a lo largo de su etapa fértil gasta una cantidad que oscila entre los 1200€ y los 3500 en productos desechables, dependiendo de si se trata de una marca blanca o no,  ya que necesitará entre 10 mil y 14 mil compresas o tampones para gestionar su menstruación.

Según el Instituto Nacional de Estadística en diciembre de 2016, había 23.693.293 de mujeres en España, si ajustamos cuentas seremos conscientes del negocio que supone ofrecer productos de un solo uso frente a otros reutilizables.

Teniendo en cuenta que se puede adquirir una copa menstrual de calidad desde unos 15€ y que la misma puede llegar a durar 10 años, concluimos en que una mujer necesitará unas 4 copas menstruales a lo largo de su vida, lo que le supondría un gasto de tan sólo 60€ frente a los 1200€, el ahorro es muy considerable y aún más si estamos acostumbradas a utilizar marcas comerciales publicitadas en TV.

Consejo: CONFÍA

 CONCLUSIÓN: 

Sé que esperabas otro tipo de argumentos para eludir el uso de la copa menstrual, pero créeme realmente no existen, la copa menstrual, a día de hoy es el mejor método higiénico para la menstruación. Esto no quiere decir que a algunas mujeres no les haya ido mal, aunque realmente no se trata de incompatibilidades, sino de un mal asesoramiento o de una escasa predisposición positiva a utilizar el producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − dieciocho =