Control remoto

Son los juguetes más divertidos que existen además de placenteros. Los más comunes tienen forma de huevo pero también de bolas chinas, balas e incluso existen braguitas vibradoras.

Lo que hace a estos artículos especiales frente al resto es la ventaja que ofrecen de poder controlarlos en la distancia ya que el vibrador se controla gracias a un mando. Esto los hace especialmente atractivos en los juegos en pareja.

No hay nada tan excitante como salir a algún lugar público con el huevo vibrante insertado en la vagina y verte sorprendida por sus intensos movimientos cuando menos lo esperas. ¿Confías lo suficiente en tu pareja como para dejar el control en sus manos?

¿Te atreves a poner tu orgasmo en modo “manos libres”?