Sexología

¿Tu pareja no quiere regalarte un succionador?

Tu pareja no quiere regalarte un succionador. Descubre por qué.

No te pierdas el vídeo al final del artículo si no te apetece leer o quieres saber más.

Para empezar, tenemos que preguntarnos si los hombres se sienten amenazados por los juguetes sexuales, para eso hemos realizado una encuesta a través de redes sociales en la que han participado unas 500 personas y estos son los resultados:

El 61% de las mujeres encuestadas piensan que sí. Pero hemos querido ir más allá y les hemos preguntado a ellos directamente.

¿Te sentirías cómodo si tu pareja sacase un juguete en mitad de un encuentro sexual?

El 78% de los encuestados dice que sí, frente a un 22% que reconoce que no.

¿Cuál es el perfil masculino de este 22% que rechaza los Satisfyer y otros juguetes?

Por un lado, tenemos hombres inseguros que tienen el miedo de no ser suficientes a la hora de proporcionar placer a su pareja, “Si lo prueba … le va a gustar más que lo que yo le hago”.

Por otro lado, están los hombres que, egoístamente hablando, pretenden ser los únicos proveedores de placer para su pareja, para que esta dependa sexualmente de ellos,” Si lo quiere … es para usarlo ella sola”.

Y en general, hablamos de un perfil bastante coitocentrista, “Si lo usa… me sustituye”.

Para estos hombres el tema de los juguetes sexuales es un tema peliagudo y deberían de entender que es una ayuda más para ellos y que no es para ser sustituidos sino para generar más placer.  Si la relación sexual se basa como plato principal en la penetración la relación sexual está abocada a limitarse a los momentos eréctiles del miembro masculino, esto condiciona a que el hombre tenga una resistencia y durabilidad muchas veces agotadora, y limitada a que el hombre esté predispuesto y descansado.

Recomendaciones para aquellos hombres que temen ser sustituidos por los juguetes sexuales.

Los juguetes sexuales son grandes aliados, ya que le quitan al hombre carga física y psicológica, así evitamos los temidos gatillazos en muchos casos. Además, el juguete no sustituye, simplemente complementa, es como una herramienta a nuestro servicio. Por eso un juguete en ningún caso va a desplazar a un hombre, si eso ocurriera sería porque hay un problema en la relación y no “por culpa” del juguete.

Tampoco resta ocasiones sexuales, al contrario, las mujeres que suelen usar succionadores u otros juguetes sexuales tienen más facilidad para hacer que surja su deseo sexual y por lo tanto serán más activas sexualmente.

Los juguetes ayudan a salir de la monotonía, a generar complicidad y a obtener más placer.

En cualquier caso, el uso de los juguetes permite al hombre un precaliento de la mujer dejándola «a punto de caramelo» para la penetración y de un disfrute mutuo más equilibrado.

¿Tu pareja no quiere regalarte un succionador? Descubre por qué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =