Sexología

El triángulo del PLACER

El triángulo del PLACER

No te pierdas el  VIDEO al final del artículo para saber más.

¿Deseo y Atracción es lo mismo?

La mayoría de las veces confundimos deseo sexual con atracción.

Como expliqué en programas anteriores, el deseo es nuestro, son las ganas de obtener placer y se da en la mente. En cambio, la atracción tiene nombre y apellidos y puede ser sexual y/o romántica.

Son conceptos parecidos y están íntimamente relacionados, pero no son lo mismo y ahora vamos a descubrir por qué.

Cuando sentimos atracción por alguien, esa atracción nos puede ayudar a despertar el deseo, aunque esa persona no es imprescindible para que nuestro deseo sexual despierte.

¿Falta de deseo o de atracción?

Cuando dejamos de sentir atracción sexual hacia nuestra pareja, creemos que tenemos un problema con nuestro deseo sexual, pero generalmente no es así.

Algo o alguien puede dejar de resultar atractivo porque ya no es novedoso o no cumple las expectativas, en terreno sexual, hablamos de expectativas de obtener placer. Por eso, cuando las relaciones sexuales se vuelven monótonas y dejan de ser tan satisfactorias como al principio, dejamos de sentirnos atraídos sexualmente por la pareja.

¿He dejado de amar a mi pareja?

Generalmente, ante la falta de atracción sexual hacia la pareja, nuestro deseo sexual funciona perfectamente. Por eso, si aparece alguien que vuelve a generar esa expectativa de obtener placer, el deseo se dispara.

Y esto no significa que esa persona necesariamente nos atraiga, es decir, el deseo se activa simplemente para satisfacer esa necesidad de obtener placer.

Esto no es un problema ya que forma parte del ser humano. El problema lo creamos cuando pensamos que el amor se ha terminado y tomamos decisiones poco razonables como ser infiel (si estamos en una relación monógama) o romper en base a este deseo.

¿Se puede sentir deseo sexual con una persona que no nos atraiga?

Si, porque como dije, no es no mismo. Si una persona genera la expectativa de darnos placer y no nos desagrada, despertará nuestro deseo.

Por eso hay personas que mantienen relaciones sexuales satisfactorias con personas que afirman: “realmente no me gusta” y por eso no se plantean nada más fuera de la cama.

¿Qué es entonces el morbo?

El morbo es la fantasía, y esa fantasía puede ser con una situación, objeto o incluso una persona.

Conclusiones:

El triángulo del placer lo componen: DESEO, ATRACCIÓN y MORBO

El DESEO respondería a la pregunta ¿Qué? ¿Qué de despierta las ganas de obtener placer?

La ATRACCIÓN respondería a la pregunta ¿Quién? ¿Quién me gusta?

El MORBO respondería a la pregunta ¿Cómo? ¿Cómo me imagino yo obteniendo ese placer?

https://www.youtube.com/watch?v=KfC2KNrb504

Si tienes dudas o necesitas ayuda, puedes CONTACTAR conmigo.

Y si te has quedado con ganas de más, aquí puedes ver todos nuestros programas de sexualidad ?  https://tveocomarca.es/category/el-sexometro/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =