Sexología

Cómo hacer que Despierte el DESEO SEXUAL

Cómo hacer que Despierte el DESEO SEXUAL

No te pierdas el ? VIDEO al final del artículo para saber más.

Diferencia entre DESEO y EXCITACIÓN

Saber diferenciar deseo con excitación es algo fundamental para comprender cómo funciona cada uno y aprender a trabajarlos.

Como ya expliqué en artículos anteriores, el deseo, es la anticipación del placer, una expectativa y tiene que ver con la MENTE. La excitación, es el placer en sí mismo, y es algo que ya estamos sintiendo en el CUERPO.

Activamos el deseo cuando imaginamos formas de obtener placer, por ejemplo: Al leer un texto erótico, al ver una escena que nos resulte sensual, al fantasear con esa persona que nos atrae o al flirtear con alguien.

En consulta insisto en que es más importante trabajar la excitación para tener un buen deseo sexual, que trabajar el deseo por separado.

Porque aquí la cuestión es que, con un deseo sexual alto, la excitación puede no cumplir la expectativa. Pero con una excitación alta, el deseo deja de ser expectativa ya que dejamos de depender de él.

¿Hay productos efectivos para aumentar la libido?

Los productos sirven para activar o mejorar la excitación. Y en base a eso, surgirá el deseo consciente que ya expliqué en otro artículo.

Es decir, sin excitación, no hay producto que haga que aparezca el deseo mágicamente.

Esto lo comprobamos cuando tenemos relaciones sexuales. Y el placer obtenido no se parece, y de hecho es mucho menor a lo que esperábamos. Entonces, si la excitación no es equiparable a la expectativa del placer, surgirá la frustración. Frustración que, si se repite, provocará un descenso del deseo sexual ya que se activará el circuito de castigo.

Aunque existiera un producto efectivo para que apareciera el deseo sexual, tomar ese producto no nos garantizaría el placer esperado. Las ganas de sexo no garantizan que nos lo vamos a pasar genial y queramos repetir.

Por eso, intentar actuar sobre las hormonas, o tomar maca u otros productos supuestamente afrodisiacos no nos ayudará. Ya que nuestro cerebro y sus sistemas de castigo o de recompensa, son mucho más fuertes.

Y por eso, para mejorar el deseo sexual ayudándonos de productos, hay que recurrir a geles excitantes y ponernos manos a la obra, aunque en principio no tengamos muchas ganas de sexo. Aprender a excitarnos y a disfrutar será lo único que nos ayudará a retroalimentar el sistema de recompensa que, a su vez, hará que mejore nuestro deseo sexual.

¿Qué podemos hacer si estamos bajo medicación o con problemas de salud?

Si se está bajo medicación, padecemos alguna enfermedad, hay alteraciones hormonales… no tenemos la misma predisposición para el sexo y el deseo sexual se apaga. Pero no está todo perdido, ya que, si trabajamos de deseo sexual consciente, es decir, si trabajamos el deseo excitatorio, se puede mejorar.

Trabajar el deseo consciente consiste en: trabajar la autoestima, la propia sensualidad, y el erotismo de tu entorno. También consiste en identificar tus bloqueadores internos: miedos, culpas y vergüenza en lo referente a la sexualidad. En resumen, trabajar para que la excitación y el placer mejoren y se genere ese círculo virtuoso que alimente el deseo sexual.

Cuanta más excitación sientas en tu día a día, más fácil será que aparezca el deseo.

Y eso te garantiza que lo puedas sentir cada día.

https://youtu.be/ueslEeqFYnY?list=PLshm6626Y2M08f33Y8KwrQP8fKyxkWeT1

Si tienes dudas o necesitas ayuda, puedes CONTACTAR conmigo.

Y si te has quedado con ganas de más, aquí puedes ver todos nuestros programas de sexualidad ?  https://tveocomarca.es/category/el-sexometro/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 9 =