Publicado el

Bolas chinas o ejercícios de kegel ¿son lo mismo?

Bolas chinas o ejercícios de kegel ¿son lo mismo?
5 (100%) 5 vote[s]

En este artículo vamos a estudiar la diferencia entre utilizar unas bolas chinas y realizar los ejercicios de kegel ya que como vas a descubrir en breve, no es lo mismo.

Aunque ambos se utilizan para rehabilitar el suelo pélvico, existe una gran diferencia entre las dos opciones, y no me refiero sólo a los diseños, sino al efecto que producen en nuestro suelo pélvico y a la forma en que trabajan.

¿Qué es el suelo pélvico y como afecta su estado a nuestra vida?

Pero para empezar creo que lo más conveniente es aclarar qué es el suelo pélvico y como puede verse afectado e influir en nuestra vida cotidiana.

Hoy en día, ya tenemos muy clara la relación suelo pélvico – parto –  incontinencia – prolapsos – disfunciones sexuales. Lo que no sabemos con exactitud es cuál es la forma más eficiente o adecuada para resolver los problemas que surgen al respecto.

El suelo pélvico es en definitiva, el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Tiene la función de sostener en la posición adecuada: vejiga, uretra, útero, vagina y recto.

Desde el punto de vista anatómico, está demostrado que el suelo pélvico tiene forma de “puente colgante” y no de hamaca como se había creído durante mucho tiempo. Los extremos del puente serían el hueso sacro y el pubis.

 

Antes de lanzarnos a intentar tratar nuestros problemas acerca de la debilidad del suelo pélvico, debemos contemplar que para dicho tratamiento hay que tomar en consideración la valoración de la pelvis en su conjunto, es decir, tener en cuenta los huesos ilíacos, el sacro y el coxis, los ligamentos y las vísceras; ya que si tenemos una alteración en cualquiera de ellos, repercutirá en el correcto funcionamiento del suelo pélvico.

Y tampoco podemos olvidar la importancia que tiene una correcta respiración, ya que al respirar, el diafragma transmite la fuerza de cada empuje y aspiración a la cavidad abdominal y por ende a nuestro suelo pélvico. Por lo que una respiración inadecuada podría transmitir presiones que perjudiquen al correcto funcionamiento del suelo pélvico.

En este sentido la gimnasia hipopresiva contribuye a la recuperación de los músculos del suelo pélvico, ya que utiliza las presiones respiratorias y abdominales para realizar el trabajo.

Rehabilitación del suelo pélvico

Entrando en materia de rehabilitación evidenciamos que existe una gran confusión en cuanto la utilización de las bolas chinas, y muchos profesionales que no se han instruido en esta materia no explican correctamente cuándo, cómo y para qué utilizar rehabilitadores de suelo pélvico, ya sean bolas chinas u otro producto, y mucho menos la diferencia entre usar estos productos o realizar los ejercicios de kegel, gimnasia hipopresiva o pilates, tendiendo a escoger uno de los métodos y descartando el resto, cuando, como vamos a ver a continuación, no tienen porqué servir para lo mismo.

Es por ello, que muy pocas personas saben que las bolas chinas o sistemas de pesos se utilizan para corregir la hipotonía muscular y actúan de forma pasiva, mientras que los conos de kegel, o los ejercicios específicos de pilates, como su nombre indica, se utilizan de forma activa para realizar los ejercicios de Kegel.

Seguramente ahora mismo te estarás preguntando “pero si es lo mismo, ¿no? “, pues no, y te explico por qué.

Remitiéndome a mi experiencia profesional, voy a comentar un caso de una clienta que me visitó hace poco. Hacía unos 6 meses que había dado a luz, y a pesar de que practicaba pilates e hipopresivos incluso antes de estar embarazada, me comentaba, que a raíz de su reciente maternidad se sentía debilitada, tenía pérdidas de orina al estornudar, reírse o hacer un esfuerzo y estaba muy preocupada porque no le encontraba lógica a su situación. Al parecer nadie hasta ahora, le había explicado que el hecho de que sus músculos pélvicos tuviesen fuerza para contraer y realizar los ejercicios de kegel, no implicaba que el tono muscular tras el parto fuese el adecuado.

Al realizar los ejercicios de Kegel, trabajamos nuestro suelo pélvico de forma activa, es decir, realizamos contracciones de nuestros músculos pélvicos de forma consciente y voluntaria.

En cambio, cuando utilizamos las bolas chinas mientras caminamos o nos movemos, la oscilación de la bola pequeña alojada en su interior, provoca que de forma involuntaria nuestros músculos reaccionen ante el estímulo e intenten atrapar el objeto para que no se caiga, se trata de un acto reflejo.

Entonces, a efectos prácticos ¿cuál es la diferencia en cuanto a resultados?

Cuando trabajamos de forma activa o voluntaria se entrena la fuerza, mientras que cuando se trabaja de forma pasiva o involuntaria se entrena el tono muscular.

Para ser más explícitos, el tono y la fuerza no son lo mismo, el tono es la tensión que posee un músculo en estado de reposo, mientras que la fuerza es la capacidad física para realizar un trabajo o un movimiento.

Por ejemplo: Para mantener nuestra cabeza erguida, los músculos del cuello deben tener el tono adecuado sin que tengamos que estar haciendo un esfuerzo de forma consciente para ello como ocurriría si lo que pretendemos es golpear un balón con la cabeza para lanzárselo a alguien.

Ahora ya tenemos claro que una persona puede tener un buen tono muscular y no ser fuerte y viceversa.

Volviendo a las bolas chinas, la eficacia de las mismas radica en la oscilación que la bolita que se aloja en su interior, este movimiento vibratorio estimula determinadas fibras musculares provocando un aumento de la irrigación sanguínea y mejorando el tono muscular.

Conclusiones:

  • Debemos trabajar tanto la fuerza como el todo muscular de nuestro suelo pélvico tanto para evitar los problemas mencionados como para poder mantener una vida sexual más satisfactoria.

 

  • Por lo tanto lo ideal es combinar el uso de unas bolas chinas o sistema de pesos de forma “pasiva”, con los ejercicios de kegel, ya sea realizándolos directamente con las bolas chinas, con gimnasia hipopresiva o practicando pilates.

 

  • Ten en cuenta que la incontinencia urinaria no siempre está asociada a la hipotonía del suelo pélvico, ya que un suelo pélvico demasiado fuerte o con una hipertonía asimétrica puede también provocar problemas de incontinencia.

 

  • Es importante que sepas que hay determinados problemas del suelo pélvico que requieren ser tratados por un fisioterapeuta especializado en este tipo de patologías, así que si ya has probado con kegel y bolas chinas sin el resultado esperado no pienses que está todo perdido.

 

En los siguientes artículos estudiaremos los distintos modelos de bolas chinas o rehabilitadores de suelo pélvico, cómo elegir el modelo más adecuado, cómo utilizarlos y los enormes beneficios que nos aportará su utilización. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *